13.5.10

Cuando una persona está acorralada, sólo puede defenderse atacando


No te fíes de un animal herido. No tiene nada que perder. Ni la vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario