5.2.23

¿Importa la idea o importa el tamaño y los materiales?


Esto que vemos arriba es un boceto artístico, un proyecto que como está hecho en cartón no tiene ningún valor, excepto que tuviera una conocida firma detrás. Si este boceto de escultura estuviera realizado en metal, en chapa pintada, ya tendría un cierto valor.

Pero si esta obra se hubiera realizado en metal galvanizado y luego bien pintado con varias capas de imprimación, y realizado en cuatro metros de altura, todos pensaríamos que detrás de la obra había una firma y un encargo. Y tendría un importante valor.

No entraríamos a valorar la idea, incluso el tamaño nos indica por sí solo que es algo importante y que debemos contemplarla con mirada de calidad. 

Pero sigue siendo la misma idea que la realizada en cartón y pintada con unos tubos escolares. ¿Nos importa tanto el tamaño como para dividir entre válida e interesante o basura, simplemente porque algo en el mundo del Arte es grande o pequeño?

Es cierto, que si tuviera 12 ó 20 metros de altura, podría tener un uso urbano en una gran plaza y se podría convertir en un auditorio cerrado y abierto a la vez. Es decir, el uso en este caso le puede dar valor.


3.2.23

La Silla Rota. Broken Chair en Ginebra


La Broken Chair (La Silla Rota) es una escultura en madera que se encuentra en Ginebra en la entrada principal a la sede de Naciones Unidas. Realizada por el escultor Daniel Berset y por el carpintero Louis Genève simboliza la lucha constante contra las guerra que con minas anti personas intentan llenar de terror a las sociedades en conflicto. 

La idea parte de la asociación Handicap International con un proyecto de Paul Vermeulen y se montó a la entrada de Naciones Unidas en el año 1997 para estar allí durante los tres meses de una Convención que intentaba prohibir el uso de ese tipo de armas. No gustó a todo el mundo, hubo sus críticas, se retiró por obras en la zona en el año 2005 y se volvió a instalar en 2007.

Está en una plaza junto a la entrada principal que sirve sobre todo para que los grupos que acuden a criticar algunos temas que atañen a las NU se reúnan y se manifiesten alrededor de esta escultura que se ha convertido en un símbolo.

Sin ninguna duda es una visita obligada si acudes a Ginebra en Suiza, por el lugar en donde se encuentra, por lo que representa y por sus alrededores, bellos y que llaman su atención por el despliegue de arte urbano.





El tamaño en el Arte sí importa como elemento visual


En el Arte el tamaño como elemento visual, ante el espectador, tiene una importancia tremenda. Pero hay que distinguir dos tipos de tamaños. El tamaño de la obra y el tamaño de lo que nos muestra la obra.

Por una parte vemos el ejemplo casi desmesurado de la obra "La Silla Rota" de Daniel Berset situada junto al edificio de Naciones Unidas en Ginebra (Suiza) y de 12 metros de altura y casi 6 toneladas de peso, y en el otro extremo una macrofotografía de unos líquenes en los Pirineos aragoneses,  dos elementos bien distantes entre sí, pero que reflejan que el tamaño en la configuración del Arte se utiliza para llamar la atención.

En ambos casos se muestra algo que no es habitual ver. O bien nos acercamos para mostrar algo que sacado de su contexto nos puede decir otras cosas, nos muestra al ser enmarcado otros tipos de mirada. Y por otra parte vemos una escultura tremenda que nos obliga a preguntarnos qué significa. En el caso de "La Silla Rota" es un alegato contra las minas antipersonas o de racimo.

Alterar el tamaño de las cosas para romper las relaciones que ya teníamos con estos objetos, siempre sorprenderá y muchas veces en el arte surrealista actual, se juega con eso para ofrecer miradas diferentes de objetos muy habituales. Hoy en día, el collage digital facilita estos juegos de elementos, de usos, de miradas, y la fotografía sobre todo ha venido a dar un impulso a estas maneras de jugar con lo más común, simplemente modificando sus tamaños en relación a sus entornos, a sus añadidos, a lo que espera el espectador de lo que es común y se le muestra desde otro punto de vista.

Para terminar solo una nota más. Actualmente el Arte se cotiza por su tamaño. Unas simples manchas negras o unos trazos sobre un papel A4 no tiene ningún valor. Esas mismas manchas sobre un lienzo o una pared de cuatro metros cuadrados ya es una obra de Arte con un concepto diferente. Y unos usos comerciales que nada tienen que ver con la obra A4.