26.11.18

Vittorio Storaro: esa luz siena que difumine vuestra relación con vosotros mismos

Muere Bertolucci y entro en necesario debate externo e interno sobre lo que me queda de él…, que es la pasión por Asia como liturgia. Sobre este realizador capacitado, ambicioso pero tan grandilocuente, historicista en sus temáticas y determinación.

Imperial, sería la palabra, en su ejecución que confundo tan a menudo con la de Coppola, de no ser por... Storaro. Al que tuvo que compartir el segundo cuando filmó esquizofrenia.

Bertolucci con momentos también sublimes de representación de la vida íntima, para mí lo más relevante de su obra. Esa capacidad para narrar y filmar introspección, obsesiones, la pérdida de poder de un niño emperador programado que hemos visto en ese intento de huida desesperado de Felipe vía Letizia. La crudeza y desolación de la muerte en mitad de una tormenta de arena. Tanto dolor y tensión interna, a partir de un buen gusto enorme en la selección de gran literatura que, hay que reconocerlo, esa mano nunca desdibuja.

Mis favoritas son por pasión cultural “El Último Emperador” y por devoción literaria “El Inconformista”, basada la última en la espléndida novela de Moravia.

Pero si tuve tanta sed y tenía tantas ganas de no morir en “El cielo protector” a don Vittorio es debido. Con esa fotografía siempre abrasadora.

En esta España tuya, esta España vuestra en que todos somos tan de una pieza de las dos posibles, me gusta la literatura y cine que abordan la figura de los colaboracionistas, de los que intentan encubrir un crimen cometido por error o vicio envolviéndose en una bandera, Me parece enorme el cine argentino cuando Campanella se pone a escarbar así. Modo Musil o modo Zweig, modo Moravia y modo Modiano.

Seguramente todos lo hemos sentido todo, pero lo que más esa obsesión por vivir ocultos en nuestro rasgo de personalidad más verdadero por cruel. Pues lo contrario supondría romper el contrato social que cada uno hemos suscrito desde antes de nacer. Ese que en el fondo nos hace ser peor amigo, amante, familia y compañero de trabajo de quienes viven con el valor generoso de su verdad porque optamos por embrutecernos voluntariamente como parte de cualquier clan.

Por eso es esencial estar tan bien rodeado, para matizar esos fondos de ternera oscuros, ese ragú de Bolonia sabroso porque la salsa deshace el tuétano de la vaca, con otra luz esperanza, como con una música sutil y con aromas de huída, sándalo y cuero como la de Ryuichi Sakamoto.

Storaro fue la luz necesaria para que la brutal visión de Bertolucci de tantos grandes clásicos quedara matizada por la elegancia, difuminando esas líneas de dibujo tensas a que tan aficionados son en Italia, generando pasión en la calma, desdibujando el trabajo de actores excesivos que pasaron a ser sus modelos de taller de escultor.

Tiene también el vidente una estrecha relación con Aragón vía Carlos Saura. No quiero ni pensar cómo hubiera captado la luz del valle del Ebro este artesano de los colores mejorándola. Según sus propios términos, que hable él:

Qué es la luz? «La conciencia y la conciencia es la libertad y la libertad es el amor y el amor es lo que nos permite vivir de una forma más equilibrada»

¿Qué es viajar? 
«Se puede no viajar, pero viajar siempre debe suponer abrir nuevas puertas»

26-11 Luis Iribarren.

Esclavos españoles sacando oro y plata en América

Este grabado realizado por el belga (Lieja) Johann Theodorus de Bry en el año 1595, nos muestra (previsiblemente) a los esclavos que llevaron los españoles desde Guinea para buscar oro y plata en las minas de La Española en América. En realidad él nunca estuvo en América, aunque sí estuvieron colaboradores suyos que le informaron de lo que allí sucedía y él se dedicó a dibujar y grabar, creando una historia negra sobre la Conquista de América por parte de España, que hoy sigue existiendo. Pero claramente era un editor de libros proclive a ensalzar los éxitos de Reino Unido y a destrozar la imagen de España en aquellos años, lo cual de alguna forma invalida parte de lo que en sus imágenes de grabados podemos contemplar.

25.11.18

Ciudades del suroeste: Spandau

Miraron al oeste para respirar y vivir cabaret, para reciclarse como basura seleccionada,

De lengua, hábito y encierros kafkianos, con sentimientos expresados en la lengua del imperio con gotas arameas.

Amenazados por programos que se llevaron y trajeron la mejor poesía rusa de la historia,

Pagaron por tener la mirada intensa, como otros les siguieron por idéntica razón de humanidad:

De quienes deconstruyeron la música antes clásica, fascinados por el jazz

De quienes pusieron el acento en el complejo de inferioridad de los enfermos ario mentales, sargentos chusqueros sin libido madura ni control de sus esfínteres

De quienes dieron las mejores páginas, partituras, reflexiones sin genuflexión, operaciones, vidrios para ver dónde bombardear civiles 

Y todo con una relatividad asumida desde la primera diáspora



No se puede ser del todo feliz o alguien, con cualquier excusa, va a por ti para hundirte

Aunque solo aspiraron a flotar, 

Salidos de las alcantarillas lituanas y de Cracovia, dejaron rastro y olor, no todos con recursos para usar el puerto libre y hanseáticos, buscando visa para su sueño

Los junkers no se lo permitieron utilizando testaferros, demasiada bancarrota grabada en sus registros mentales de morosos, siempre los mismos zu y von sostenidos por contabilidades paquidermas por fondos reservados bostwanos

Productores de herramientas con las que subastar sus museos resumen de la pintura en palacios encantados.



Desde la cabeza de puente de Haifa se veía venir, y lo negamos

Botas resonantes de acero, calzadas por obediencia debida por cualquiera de nosotros, hicimos añicos cristales de vidrio plomizo, destruir para construir y especular, la bolsa debe subir.

Todo lo hacemos por omisión y porque no se diga que destacamos



Cazados los cazadores de forma muy selectiva, para que su semilla germinara en democracias con políticas de estado, Spandau fue su apellido de ignominia

Una airosa ciudadela italiana de opereta, sucedida por una estación que resuena con nombre para siempre macabro, cerca de donde Jesse Owens voló y se lo negaron

El ballet nunca se termina ni ningún telón ha caído, el miedo a la libertad vive en cada uno de nosotros y Berlín no ha apagado los gritos ni el brillo de las gradas Riefenstahl, tampoco la opacidad mate de la ciudad arrasada por los hijos eslavos.

Siempre hay un Rudolf Hess o una atleta dopada a la que señalar para encubrir tanta desidia, tantos hijos de Suleimán que nacen en su seno no alemanes

…//…

Hijos de Goebbels y co. Siguen operando y facturando, incluso con sede social Jerusalén.



22/11 Luis Iribarren

23.11.18

Las esculturas son peligrosas, Y complicadas

Una de las grandes dudas de la escultura es saber qué es más importante si la obra en sí, o sus sombras. Otra es decidir desde qué punto de vista observamos la obra pues una escultura no es una representación sino muchas que dependen del lugar desde el que observas lo creado.

Llegados a este punto nos encontramos con otra duda más pequeña. Pero duda. La importancia del montador de la obra tanto en su posición como en su ubicación, altura y sobre todo tipo iluminación. El montador sigue escribiendo sobre la obra.

Los cuadros están inventados para ser colgados en la pared, es decir para no molestar mucho. ¿Pero dónde dejas una escultura? ¿Qué sentido tiene una escultura mal iluminada o incluso sin iluminar? 


A veces las esculturas se mueven, ellas mismas y sin más intervención, buscando su mejor perfil. Cuidado con ellas.

22.11.18

Cerámica marina en Valencia urbana

El mundo de la cerámica es un proceso artístico con muchas variables y algunas muy interesantes para explorar. Se puede llegar a representaciones simples, pero juega con algo muy importante. No son obras realizadas “de casualidad” pues dependen de procesos lentos, reposados, e incluso costosos, lo que las lleva a no poder explorar sin antes tener claro qué se quiere transmitir. Los experimentos en cerámica son mejor con gaseosa.

En este caso es una cerámica de encargo, en la vía pública de una calle de Valencia, acompañada de varias más, reflejando esa mirada marina de una ciudad muy pegada a su mar Mediterráneo.

Es verdad que aunque la imagen está retocada para intentar disimular los “paños” más brutos de una restauración sobre la pared que no ha sido cuidada, nos muestra que a veces el arte creemos que forma parte de las paredes como si fueran simples baldosas, ladrillos o trozos de cementos. Pero es que valorar el arte sigue siendo una asignatura pendiente.

21.11.18

La cabina y la maestría industrial de Garci Y Mercero

Existe una nueva escuela española que produce y renueva constantemente actores entre metrosexuales y hípsters. También chicas capaces modo Christina Rosenvinge pero con melodía chicle, con telón de fondo monótono y coronado. Nacen en la tele, se enrollan con un futbolista o cantanta, y ya luego… si éso… hacen teatro en gira de producción que no falla. Si Terele levantara la voz…

Es un efecto que intenta emular el éxito HBO, productora en que rapsodas de lo nunca Trump-cotidiano como David Simon, fino redactor digno de “El Caso”, han guionizado y producido el mejor cine americano como espectáculo de los últimos tiempos.

Sorpassando maa a los indie-hillary, oxidando el contenido en mercurio-kimchi padrastro de las pajas mentales de Woody.

Dicho sea excepto de los magníficos coletazos del dúo Seymour Hoffman-Clooney el demócrata de la casta dirigiendo, y salvando al inmortal Scorsese, al que considero neorrealismo italiano con muchísimo mejores turturros para la salsa amatriciana.

No es tiempo de cracks ni de cabinas, guiones de dolor que solo te pueden sostener artesanos titiriteros como Agustín González y José Luis López Vázquez. Actores que representan, se decía creo que con demasiada retranca, al español medio.

¿Qué era la cabina, Garci-Mercero? ¿Una parábola de la dictablanda? Pues lo que ha venido después es más hermético e hirsuto. Ya lo vimos cuando en Barcelona el enorme Josep María Pou fue arramblado por el histrión, con calidad cuatribarrada, Flotats. Todo ello, como dice Jorge Javier, supervisado por los Milà, Sardà o Francino de la cosa. ¿Looking for Berto?

El derrumbe de López Vázquez dentro de la cabina retirada fue la escena, fotograma, pintura o todo… que más miedo y turbación me causaron de niño, cuando la vi todavía en blanco y negro. Y no me he conseguido recuperar.

Creo que si se desgoznaron tantas puertas rotas de tractores Ebro y de estas instalaciones se debió a que no fui el único que lo pensó. Porque si daba vueltas por Zaragoza, Aragón o fuera veía lo mismo en todas partes.

Como en la cabina amputada de la plaza Jesús sin árboles en que llamé a Zagreb para hablar con una amiga de otra parisienne de Berdún que fue quien un verano me inició a besar… llamada Ivana, que no me oía porque no nos dejaba el ulular del cierzo. Esas conversaciones rotas por las corrientes, a la gente con presunto glamour de Francia le hacían concebir que España era una Albania bunkerizada.

Quita, quita, así siempre se podía salir.

Pero es que esa puerta en Zaragoza podía ser y solía por la ley de Murphy la del lado oeste, Garci o Mercero, tanto monta, monta tanto. Volver a empezar, podrías hacer otro guión semejante de una persona aturdida hasta la extenuación porque no le atiendan las máquinas replicantes y frontón de los servicios públicos esenciales privatizados.

Vale, que ya no piensas igual… Pero dejaste varias obras que todos entendimos y que tenían tanta brillantez como el soberbio y culto esteticismo de Erice.

20.11 Luis Iribarren

Joan Miró en Soller, Mallorca

Ponernos hoy un Miró que está en la ciudad de Soller en Mallorca, es empezar el día con una mirada diferente. Joan Miró sabía dibujar y pintar "bien", dicho para los que piensan que la forma que tenía Miró de trasmitir sus ideas era infantil y muy fácil. Como si no fuera fácil para Goya hacer sus obras.

Miró dedicó mucho años de su vida a desaprender sus formas infantiles de pintar, hasta que logró su propia forma de trabajo y de expresión. Se tuvo que desprender del academicismo hasta encontrar su propio mundo de símbolos reales que retrataban  escenas, personas o situaciones. 

El complejo resultado artístico de Miró es único, personal y muy efectivo para hacernos pensar si todos tenemos que ser iguales ante las cosas iguales.

19.11.18

La Sagrada Familia se va de Belén

Ya vuelven de Belen, han cumplido con todas sus obligaciones, incluida la del parto de María. En realidad y si nos atenemos a la iconografía religiosa, el Niño Jesús tiene varias edades y ninguna. Pero es bonito como icono de una iglesia, para explicar la Historia Sagrada.

18.11.18

Libro de imágenes, de hace muchos siglos

Este retablo de una iglesia en Valencia nos muestra la auténtica utilidad del arte antiguo como libro de imágenes para explicar en las homilías a los católicos que no sabían leer ni escribir. Estampas en los altares, sobre los que contar las vidas sagradas, las historias de Cristo o de los Santos.

17.11.18

100 retratos dobles de García Plana. Memoria afectiva

Hay ideas fabulosas que de simples llegan a sorprender. Ideas de locos muy cuerdos que son capaces de mover entrañas. Vicente García Plana podría ser de estos, y nos lo demuestra en una exposición densa que tiene instalada en el Museo Pablo Serrano de Zaragoza. Su “El objeto de la memoria” es la recopilación de eso, de la memoria, de los objetos que van conformando una vida y que dejamos abandonados por los rincones. No es posible llevar consigo todos los objetos que algún día nos rodearon, pero Vicente García Plana lo ha hecho.

Pero hoy quiero mostraros este trozo de memoria de arriba que siendo recopilatorio tiene una vuelta de tuerza más. 

Seleccionó en el año 2008 a 100 personas de amigos y conocidos y a cada uno de ellos les entregó un pequeño botes vacío. Y les solicitó que cada persona pusiera en su interior lo que cada uno de ellos sintiera que podría representarlos. Un objeto del "sú". Y a continuación el propio artista y en otros 100 frascos idénticos, puso un objeto que creía que representaba a la persona del bote de la izquierda.

Dos botes por cada persona, a la izquierda el de cada persona y a la derecha el del autor, y que reflejan lo que piensa cada uno de sí mismo o de cada personaje según el amigo y artista. Cada uno, con el tiempo, se verá reflejado de lo que en un momento dado, “era para sí mismo
 y para o representaba “el otro”. 

Ciudades del suroeste: Beit Lehem - Belén


Líneas rectas trazadas sobre el desierto rasgan en Oriente

Todo lo que cubre la arena, 

separan a los admiradores de Omar Jayam, en uno y otro costado lanceados

Suroestes blanco roto no fortifican el alma, 

los halcones los sobrevuelan desalambrados probando cada nuevo engendro, siempre gaseoso y de racimo

A veces son sangre nómada y espesa de los abrigados señores del desierto, 

Frascos ambarinos que cada generación da ojos almendrados insinuantes, rara vez verde bosque de Silesia, ocultos tras velos de papiro

Mantenedoras de fuego eterno con olor a aceite de incendios, alimentado por inagotables olivas milenarias

Plañideras en el dolor y en el dron, la sangre de Israel contiendo tantas gotas de su sangre de Saba,

Casa del pan



Línea recta hoy curvada y mancillada con mortero siempre romano, nuevo limes contra viejos bárbaros con turbante

Cercando lo que una fascinante novela histórica, la primera del mundo, dice que nos perteneció a la casa de Benjamín 

La tumba de Raquel, convertida en un trinquete no policromado más que por un reverso cosmopolita de indignados

Coronando a la fundadora de nuestra tribu con espinos 2.0, erigiendo como Tercer Templo de Salomón nuevos Colliures y Treblinkas

La oveja de Dios dicen que tuvo formas agraciadas y hermosa apariencia, propias entonces de una aristocrática filistea, 

Hoy ocultas bajo metros de palio de chador

Casa de la carne



Albergue franciscano, cueva con nidos caliza, zoco en calle mayor de perdón express,

Aromatizada de clavelina, esencia de rosa, clavos y posos de café turco

Con hospitalidad y precios rebajados, en moneda común sin nombre de dinar

Nuevo pesebre de arte urbano

No importa lo que se haga, importa comprarlo en intimidad, fuera de la vida de bazar, los comerciantes deben ser expulsados del templo

Excepto los que nos garanticen nuestra siempre efímera seguridad…

Casa de María y de Bansky



Alimentados todos por condumios libaneses de garbanzo, aceitunas y queso, fermentados por las manos fanáticas que tanto tememos, 

Por panes receptores de miradas insistentes cinceladas por siglos de neolítico

Engrasados los órganos por aceites no picantes ni especiados

15.11 Luis Iribarren

15.11.18

Arte árabe en Málaga. ¿Sabemos valorarlo?

No estoy seguro de que hayamos sabido poner en valor la enorme cantidad de arte árabe que seguimos teniendo en España, por mucho que reconocemos a Andalucía como la meca europea de este grandioso arte medieval. No solo deberíamos cuidar los restos y presentarlos a la vista, sino llenarlos de contenido de esa España de españoles que supusieron casi 800 años de presencia de españoles árabes en nuestro territorio. Que no quepa duda de que seguimos teniendo una gran cantidad de cultura árabe entre nosotros que trasciende al arte conservado, y que nunca deberíamos ni despreciar ni arrinconar, sino reconocer.

14.11.18

Ciudades teóricas del suroeste, Hoboken

Mi piel absorbe toda nuestra historia imperial del siglo XX,  
Pero solamente os fijáis en mi prima guapa y sus cinco dedos, no solo ella tiene trilogías.
No latí especialmente ni cambié mucho de aspecto tras el  pucherazo de Kennedy,
Por mis boulevares ya se ventilaban antes trajes bien cortados milaneses Bobby Mana,
Y circunspectos seres con kipá de domingo de sinagoga en la segunda tierra prometida
hacía tiempo que eran mis tenderos y agentes de seguros, siempre con todo para salir preparado
Mis aceras han sido después desgastadas por hermanos con chándal de dos colores brillantes, gorras y camisas de béisbol
Todos bajábamos al río, yo cada día encontraba bello mi reflejo
we’d go down and into the river, we’d dive and we’d ride
Soy rompeolas de una Nueva York imposible, ciudad de margen y de izquierda
No divina
Lado oeste tras el puente o túnel funcional de merecida dedicatoria y la escollera de alto horno, oliendo a parafina de aeropuerto de emergencias
Mis hijos sacrificados en todas las guerras
Atravesada ya entonces como preludio de mesa de croupière y  paraíso fiscal, no me he desarrollado por demasiada rectitud
Hoy, borrada tras cristales tintados como mero escenario para la huída de Soprano hacia su paraíso con seguridad y electrificado contra sí mismo,
Preludio de vecindarios con nula relación de vecindad.
Todos lo hemos probado casi todo
I just want to live while I’m alive
Parí bandas en la E-street después la polio, mis hijos hacinados en casas con patio y sin hojas de noviembre contrajeron otras pestes
Ahora policromía desvencijada
No se ha salvado ni el gueto inverso con cancela y puerta batiente
Refugio de los espaldas mojadas de cada hornada de excluidos, me canta Talese con memoria de derrumbe de clase media. Aviso para avisados,
La ciudad decidida que tus hijos nunca verán
It’s up to you…
13/11 Luis Iribarren

12.11.18

El cine Pawlikowski…, y lo que queda de Europa

Lo que queda de la Europa hoy envidiosa y siempre desunida, pero que erigía cines como el Palafox y cafés como “Las Vegas”.

Europa no presenta un frente común ante los impuestos de búsquedas o compras producidas en Europa pero facturadas fuera, y Estados Unidos contraataca con inquina de nuevo rico, sin memoria histórica pues la evitan como lastre.

En su guerra arancelaria planetaria de golfos, acusa al viejo continente con su Mercado Común imperfecto de cintura dura, de no adaptarse a los nuevos yacimientos tecnológicos, que la nube de por sí debe operar como paraíso fiscal.

Una nueva sacudida tiene como epicentro cualquier capital, que no se comporta como la capital de un Estado americano. Unos a favor, otros en contra de gravar… Los que sí, amparados en que las instituciones se maceran, en que el diálogo democrático de por sí tiene un swing y ritmo lento pero necesario, no de dominador a consumidor por adhesión.

La acusación de que Europa va camino de ser un casino-parque temático está allí, la guerra económica ya se libra lejos con epicentro Pacífico sin resistencia celtic.

Es posible que debido a que las instituciones de Bruselas y sobre todo Frankfurt desde un primer momento renunciaron a la senda emprendida ni siquiera por los jacobinos, sino directamente por el Napoleón codificador.

Los tribunales europeos han dictado una abundantísima jurisprudencia sobre cómo los contratos de trabajo, si se foralizan, atentan contra la libre circulación. No han dicho ni una palabrani ha habido suficiente presión para la exigencia de un mismo valor del euro en cada bolsillo europeo, acerca de la definición de qué es una moneda fuerte o débil, como tampoco para el logro de un tratamiento de la extranjería y de los derechos sociales uniforme.

Un Estatuto de los Trabajadores a escala planetaria frenaría la partida de ping-pong que ha arrasado con el pequeño comercio, al que al mismo tiempo se subvenciona para que sus antiguos consumidores solo vayan a probarse tallas y mantener los bares de tapas, patrimonio de la deshumanización, a rebosar o desérticos.

Hay irregularidad programada y se tiene que incentivar la famosa economía de proximidad-kilómetro cero de la que se estará descojonando permanentemente Amazon.

También las historias de amor han sido y siguen siendo imposibles en nuestro continente, más por clasismo que por racismo.

En cada país o nación o federación, no solamente en Cataluña, se producen esas dos Polonias, esas dos Escocias o esas dos Padanias, porque conseguir que todos los eslavos de un coro sean rubios –dicho por un dirigente comunista en “Cold War”- sería difícil en la sociedad mestiza hacia la que el mundo se dirige en vida privada.

Es la guerra entre el material con el que nos han educado contra lo que viene:

Adquisición por usucapión entre presentes, comisión de investigación, standum est chartae, presunción de inocencia, separación de poderes, principio de buena fe, usufructo vidual, alfabeto fenicio comprimiendo en 26 signos todos los fonemas, numeración arábiga, álgebra, brújula y pagaré con fondos, la Campana de Huesca y las comisiones bancarias, dación de palabra y mano, café de abuela gitana hervido ya con azúcar, manzano abandonado

Versus

Administrador de servidor, archivo comprimido, firma digital –errónea sin repetición-, sostenibilidad asocial, impago de rescate bancario, decreto-ley negociado, separación en la Casa Real, impunidad parlamentaria, suelos regalados para Huawei y no para tí, obsolescencia programada, federalismo –como el amor- siempre asimétrico, desierto poblacional, emprendimiento, manzano de cera


El cine de Pawlikowski es lo que queda de Europa. Es la calidad que hemos descubierto que seguirá demandando un nuevo mercado chino 2.0. Del pueblo cuyo cedazo genético ha producido a Gong Li o la ópera de Pekín, que saluda al sol antes de desayunar…

Europa, gracias al director polaco sigue siendo jamón-jamón, sus imágenes son nuevas pero también una síntesis entre Wajda con guiones a la altura de “Azul” de Kieslowski, una fotografía tan especial como la de Tarkowski e incisivo como el mejor Polanski o Costa Gavras, por citar a un no eslavo. El cine español amaga con los efectos en las vidas privadas de la postguerra, los vulgariza en un paquete espúreo de paternalismo.

Pawel es el último depositario de calidad made in para la efectiva unidad europea, que él mismo denuncia involuntariamente –la mejor opción- porque siempre está lejos de producirse. A la que no podemos dar la espalda, porque afectó, afecta y afectará, rompiendo familias la falta de desarrollo de la Revolución francesa en nuestras narices de Gdansk, Sarajevo o Barcelona.

No tenemos arreglo, más que uno, no vamos en esa senda ilustrada más que para producir belleza como denuncia y que solo son gotas en una vida cotidiana siempre carpetovetónica. El sentido del humor y el agravio comparativo. La liberación del cine de Polanski o de Wilder sin sentir ese enorme peso de legado en Hollywood.

No es lo de menos ver su cine, ya que no sabemos qué hacer con el Cine Elíseos, en un espacio de ultramarinos, de boîte, de colmado y patio de butacas. que es de los pocos y el más grande comercial de la época del envidiado Café Las Vegas que queda en uso en Zaragoza.

En una de las salas del cine Palafox cuyo deambulatorio es una galería-balcón sobre el pasaje donde me quedaba detenido en las marroquinerías con guantes, foulards y mariconeras para macho alfa con perilla y bisoñé.

Precioso equipamiento de Teodoro Ríos y José de Yarza, de cuando Zaragoza se anticipó a la estética bolera americana de postguerra aquí fresca pero fría para perdedores catalíticos. De cuando aspiró a epatar a Mister Marshal y su iniciativa “privada-INI” creaba estas singulares obras de arte hoy felizmente catalogadas y salvadas del piquete, aunque no se sepa para qué uso no contemplativo.

El mural se encargó a Andrés Conejo y también es profundamente Pawlikowski en donosura y ligereza con intención. Fascinante pintor de origen toledano, siempre a vueltas con el Greco y su enorme peso hacia no abandonar y revisar la pintura figurativa que él mismo agotara o encaminara…

08/11 Luis Iribarren

Marc Pataut y las voces de los precarios sociales

La obra del artista francés Marc Pataut se basa en la elaboración de proyectos de investigación que tratan cuestiones de dimensiones políticas y humanas a menudo ajenas a los trabajos de las instituciones artísticas. A través de sus fotografías o sus textos y opiniones, Marc Pataut propone un vínculo entre diversas prácticas colectivas e individuales con las que visibiliza distintas realidades, centrándose en la de aquellos grupos más desfavorecidos.

Marc Pataut fundó junto al diseñador gráfico Gérard Paris-Clavel, el colectivo Ne Pas Plier, que pretendía proporcionar “medios políticos y estéticos” a los precarios sociales y los desempleados, antiguos mineros de la localidad de Sallaumines y al experimento con la publicación La Rue (el equivalente a la española La Farola), en colaboración con Médicos del Mundo. Volvió a dar cámaras desechables esta vez a personas indigentes para fomentar su autonomía y testimoniar sus dificultades diarias.



Soy un juez, de Dora García. Texto de dudas

Dora García en este texto “Soy un juez” dentro de la exposición “Segunda vez” nos plantea una historia que mezcla una simpatía casi humorística junto a una crudeza apasionante que nos obliga a pensar un poco. La imagen está manipulada para formar un conjunto con un dibujo de un árbol y una distorsión que nos obliga a leer casi en cascada.

11.11.18

La importancia de las sombras en las esculturas

Eusebio Sempere con esta escultura y su montaje posterior nos muestra que el ARTE además de ser lo que crea el artista es lo que después vemos los demás. O lo que sería lo mismo. El ARTE es lo que nace más lo que se le añade con nuestra mirada, o con los montajes.

Esta escultura (que es la obra que inicia todo lo demás) es menos que sus propias sombras, que nacen de ella. Cuidado, es mi gusto en este momento. Es posible que mañana opine de otra manera. Y que tú ya ahora dirás que estoy bobo. 

Pero Eusebio Sempere nunca pudo imaginar que ni tu ni yo veríamos su obra, esta obra, como la estamos viendo ahora. Sin su sombra es otra obra.

Eusebio Sempere y un dibujo digital en serigrafía

Eusebio Sempere os deja esta serigrafía sobre papel tras unos dibujos realizados en el ordenador en el año 1968. Arte Digital de un gran artista valenciano que supo y quiso tocar numerosos procesos donde la poesía y su particular mirada de los objetos y la luz, traspasaba la normalidad para buscar casi siempre un cierto dramatismo. Este dibujo está en Alicante.

8.11.18

Esculpir es quitar lo que sobra. Como la vida

Muchas veces las esculturas están escondidas dentro de los materiales, y como decía el Maestro Miguel Ángel, simplemente hay que quitar lo que sobra. Michelangelo Buonarroti sabía que dentro de sus bloques de mármol se escondían las esculturas como sucede en este pequeño ejemplo en madera. Un simple tronco sencillo, de un árbol caído. Y dentro, curiosamente, estaba escondida esta cara. Es verdad, hubo que quitarle todo lo que le sobraba y en eso está la técnica y el arte de la vida. En quitar lo que sobra, lo que nos sobra a todos.


Yo, para todo viaje
—siempre sobre la madera
de mi vagón de tercera—,
voy ligero de equipaje.
Si es de noche, porque no
acostumbro a dormir yo,
y de día, por mirar
los arbolitos pasar,
yo nunca duermo en el tren,
y, sin embargo, voy bien.

                       Antonio Machado

Nota.: La escultura escondida que asoma, es de Ángel Burillo.

7.11.18

Cristo en plancha de hierro, triste y melencólico

Sin poder saber su autor, os dejo este Cristo en hierro, realizado con recortes que se van sumando hasta configurar una figura de dolor y tristeza, de gran efectividad. Esta pequeña escultura está en la zona de la playa de Palma, en la iglesia de los franciscanos conocida como La Porciúncula

5.11.18

Pez y Arte en Mallorca de Montse

No siempre las grandes obras de arte son las únicas que se muestran en estos pequeños museos plurales. También hay que enseñar lo que se hace desde el mero trabajo a veces artesano de creadores que viven para plasmar sus ideas y venderlas. Este pez es un ejemplo de esa decoración marina y tal vez por eso menor, pero que tiene su técnica y su gracia, su sentido y su calidad. Arte en Mallorca de Montse.

4.11.18

El tamaño sí que importa. Al menos en el arte

La diferencia entre el arte y la artesanía a veces es tan tenue que no está nada clara. Depende de quien mire, incluso de con quién se compara o del momento de la mirada. Esta pequeña escultura en madera de haya es de Ángel Burillo. No mide más de 5 centímetros de altura. Madera dura que a base de cinceles y limas se consigue dominar hasta sacar desde dentro esa pequeña escultura que estaba escondida. Según la pieza de la que parte, elige las formas finales que logra a base de paciencia y de adivinar qué esconde cada trozo de madera.

Parecería artesanía, entretenimiento incluso. Pero si esta pieza en vez de 5 centímetros de altura tuviera 5 metros de altura, si en vez de estar en el cajón de su casa estuviera en el paseo de una gran ciudad, el creador sería un gran artista muy reconocido. 


¿Depende sólo del tamaño o también de las formas, de la idea, del logra conseguido sobre los espacios?

2.11.18

La influencia de la música sefardí y Aragón

Subiendo hacia la Alta Galilea tuve la sensación de coger la carretera Tauste - Sangüesa por el tipo de paisaje y regadío que iba atravesando. Quizá sin arroz, quizá menos fecundo ni con un desierto tan interesante como Bardenas.

Pero el mismo tipo de tierra fértil arenosa que daba lugar, según estratos, a la aparición de garrigas, carrascas y luego pino rojos y cedros me trasladó a unas Cinco Villas con el monte más cuidado y arbolado. Por su posición geo-edafológica, por su política de control del agua común a Turquía, por su uso inteligente de las aguas residuales para riego por goteo, Israel es un laboratorio entero del CITA al aire libre.

El autobús se convirtió en un taxi para mí, en una de estas concesiones en las que caes y donde, cuando das un paso fuera de Haifa, ya no se suben más que algunas mujeres palestinas para ir al consultorio médico o la facultad de la capital de la provincia, de la Ejea de turno que es Zafed. El ritmo se convirtió entonces en absolutamente oriental o sefardí.

Allí nacieron dos posibilidades que te encuentras también en los autobuses de Avanza: el ritmo lento provoca que el conductor se ponga música sin molestar y te traslada, por si te habías quedado en Uncastillo, al lugar al que en ese momento perteneces y que se ve reforzado por lo que has venido comiendo –siempre modo libanés en la calle- y en el exquisito trato y familiaridad con los que el conductor, judío sefardí sensual, trata a los ocupantes palestinos que van subiendo. Y que se favorecen, por haberse quedado a convivir, de la magnífica organización del transporte público isrealí, de origen ashkenazí (es decir, yidish de Magdeburgo-Cracovia-Odessa- Breslau-Lvov o Vilnius).

Daba tiempo de conversar en inglés esquelético por el que me pedía perdón el conductor, yo en los asientos de primera fila. Cuando me recosté, me hizo dar ejemplo poniéndome correctamente sentado, zazen, mirando siempre hacia Galilea con el horizonte en el este, en Palmira y la Ruta de la Seda, en las incontables ciudades hermanas de Zaragoza incluso atravesados los 7.000 metros que culminan el valle de Fergana, los Tien Shan chinos.

Puso pop falafel israelí, que me aspen si se puede distinguir si esa música como judía cuando que podía haber tenido su origen en Jaipur, o Karachi-London, o incluso las refinadas Kabul-Shiraz. O bien, incluso ser bosnia o rumana.

La misma querencia musical por glisar, por levantar el ánimo, por usar la música en sentido de huída desesperada de la brutal realidad de violencia del cine de Kusturica. Al mismo tiempo, alentada la conciencia de integración y pertenencia por esas charangas de clarinetes desatados judías. Comunes a la música zíngara y que llevo grabadas en la memoria desde la primera vez que vi “El tercer hombre”, el gran Anton Karas a la bandurria extendida con pulso y púa.

En mi honor cambió Radio-Olé-Samaría por otra cadena menos comercial. Yo ya tenía la duda en el interior, como distinguir a los pueblos del Libro es imposible. La convivencia y buena vecindad solo se ve interrumpida por intereses geopolíticos, e incluso van camino los judíos ortodoxos de un imparable mestizaje, puesto que han asimilado de manera discutibles a tantos yemenís o etíopes supuestamente judíos, como a eslavos de pelo rojo y mandíbula y caja cuadrada puedes ver en Tel Aviv.

El conductor sintonizó unas músicas con bouzoukis-baglamas-oudis (sí, nuestro laúd) y ya me acabé de ruborizar. Sabía que era griego pero, ¿no podría asimismo ser música sefardí española?

Me lo resolvió sabiamente el conductor, toda la música griega vía Salónica tiene ese componente judío soñador que borda en sus arreglos la música de Leonard Cohen. Podríamos haber ido más allá, toda la música semita y de corte de Estambul, así como gran parte de la india, proviene de las ceremonias, música y poesía parsis, del actual y que hacen pasar por iletrado Irán. De la principal amenaza para que ese autobús siga cumpliendo su ritual cotidiano de llevar palestinos a intentar hacer una vida mejor, con mayor igualdad real de oportunidades gracias a la Fundación Hebrea americana.

Lógicamente pienso en ellas, como son ellas –de un lado judío como de otro palestino- las urdidoras y mantenedoras de las tradiciones musicales, canciones y bailes siempre sensuales del sensual oriente.

Habrá que cerrar con una cantata basada en un texto bíblico, Abraham en Babilonia se encuentra con el constructor de la Torre de Babel y se confrontan en “Quando el rey Nimrod” que, de origen medieval, se recopila en Sarajevo en 1790… 

Enorme trabajo ha de liderar Aragón para abrirse a todos estos mundos que fueron el nuestro:

Cuando el rey Nimrod al campo salía, Mirava en el cielo y en la estrellería, Vido una luz santa en la judería,
Que havía de nacer Avraham Avinu.

Avraham Avinu, padre querido, Padre bendicho, luz de Israel.

Luego a las comadres encomendava, Que toda mujer que preñada quedaba, Y si hijo pariere al punto lo mataran
Que havía de nacer Avraham Avinu.

…//…

Saludemos agora al señor parido, Que le sea besiman-tov este nacido, Que Eliahu Hanavi mos sea aparecido,
Y daremos loores al Verdadero.

Saludemos al sandak y tambien al mohel, Que por su zekhut vos venga el goel Y rihma a todo Israel,
Y daremos loores al Verdadero.

02/11/2018 Luis Iribarren.

Cristal de Palma. Arte y no artesanía. Color

Los soportes y los materiales para crear son múltiples, el color y la luz se puede lograr de numerosas formas. Cada artista trabaja con arreglo a los materiales que mejor conoce y con los que mejor se puede expresar.

Este cristal realizado en Palma es un ejemplo de ARTE que por su producción se puede confundir con artesanía. 

Posiblemente sea aleatorio el resultado final, algo que también en óleo o acrílico se trabaja. La única diferencia puede ser que quien construye estas obras tal vez se crea artesano y no artista. Pero al final da igual, pues lo único que importa es el resultado, y quien lo contempla.

Hablar con Dios es hablar con uno mismo

Hablar con Dios es una constante en el arte religioso. Tanto el antiguo como en el más moderno. Esta obra que se encuentra en el monasterio colegio de La Porciúncula en Palma de Mallorca, nos muestra precisamente esos momentos de éxtasis donde una persona cree hablar con alguien superior. 

Posiblemente esté hablando consigo mismo, lo cual no es poca cosa, más si se convence de que le escuchan desde el interior o desde el exterior. 

Todos necesitamos hablar y que nos escuchen y el ARTE siempre se ha hecho eco de esta necesidad. Desde el aspecto religioso o desde el arte más contemporáneo y/o más agnóstico.