1.4.13

Un pene entre un gallo y un militar


La vida no es lo que parece e incluso las puertas se esconden detrás de los militares para disimular las entradas. Las narices tenían narices, la mezcla de picos y picoletos estaba servida, pero el pene me descolocó hasta que descubrí la puerta que se escondía entre el soldado guerrero y las firmas múltiples. El gallo es el que me descolocó del todo, pero su sentido tendría, seguro. O igual no, vete a saber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario