9.4.18

Una abeja muy cabezona


Las abejas son muy cabezonas, mientras que a la vez también son muy trabajadoras. Donde meten la cabeza meten el cuerpo, sin importarles que se queden atrapadas en el color o en la faena. Y lo curioso es que no sacan la cabeza ni para respirar, así que es imposible cazarlas al vuelo. Existir existen en esta fotografía, pero de casualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario