Los Museos del Siglo XXI y sus alternativas


Los modelos clásicos de Museos como almacenes contenedores de "cosas" que se muestran al público están ya obsoletos y poco a poco se van transformando en otros servicios culturales. Pero en ese buscar alternativas hay ya al menos tres caminos diferentes que poco a poco se van abriendo paso e incluso se van modificando hasta encontrar la fórmula del Museo del siglo XXI. Si hoy pudiéramos visitar un museo de hace un siglo veríamos la enorme transformación sufrida en este siglo. Veamos los de momento tres tipos de ejemplos de "new" Museos.

 Tenemos el ya clásico Museo pedagógico que ha pasado de ser unos espacios demostrativos de objetos a estar acompañados de gran cantidad de información en carteles, textos explicativos, sinópticos, vídeos, etc. Se complementan los objetos propios del lugar museístico con todo tipo de información pedagógica. Un Museo hecho para escolares o para personas que desean "conocer aprender".

 Ya han ido surgiendo Museos o Exposiciones que contrastan lo que se expone, ofreciendo alternativas totalmente diferentes para enfrentar al espectador con varias realidades a la vez. Junto a una obra pictórica del siglo XVI ponemos una similar del siglo XXI. Junto a un ambiente clásico colocamos varias obras modernas. Junto a una cerámica romana ponemos una cerámica muy actual, para ver los cambios pero a la vez para determinar que los usos no han cambiado. Es un juego de contrastes sin salirse del mismo espacio vehicular. 

  Y de momento está surgiendo un último tercer Modelo de Museos que está trabajando todo lo contrario al primero que hemos expuesto. Museo donde las sensaciones están por encima de todo. Muy pocas obras, muy espaciadas, muy bien elegidas e iluminadas, nada de explicación para no dirigir al espectador, con ambientes que se van modificando según se avanza, que no se estorban los unos a los otros. Grandes espacios donde además de una obra mostrada casi en solitario funciona el olor, el sonido, la luz, la voz. Se trata de ir cambiando pocas obras pero potenciando precisamente esa selección a costa de muy pocos espectadores en espacios amplios, que acuden a relajarse, a contemplar pero no a devorar, que formarían un slow museo, a veces virtual y real fundiéndose.

El papel de los Museo y de las Salas de Exposición es fundamental para crear cultura a través del ocio, para mover turismo, para crear artistas y motivar a personas, para dar a conocer obras y trabajos de exploradores de la cultura y el Arte. Y como es una actividad MUY viva se va modificando, hasta convertirse en sorpresas sin perder su importancia cultural.

La obra de la imagen es del artista estadounidense Edward Kienholz, titulada "Dibujo para Comercial 2" realizada la instalación en el año 1973

No hay comentarios:

Publicar un comentario