6.5.09

Consejos sobre fotografía (imagen) digital y compra de una cámara

Si te gusta la fotografía artística (que es casi toda), tienes que intentar disfrutar con la digital teniendo en cuenta algunos consejos generales muy sencillos.

Casi el primero será decidir qué tipo de equipo fotográfico te compras.

Si te gusta disparar rápido para ver las imágenes en el ordenador o sacar algunas copias en papel a un tamaño normal, tu decisión de compra se debe centrar en compactas de marca conocida, con un zoom óptico de x5 más o menos. A partir de esta máquina, ya puedes empezar a disfrutar como un poseso. Yo te recomendaría alguna marca conocida —depende del año pero hoy Canon y Sony tienen muy buenos ejemplos de máquinas— de las que se pueden abatir el visor porque esto es una comodidad maravillosa para hacer fotografía sin que nadie lo note. Y que sepa guardar las imágenes en formato RAW. Pero para gustos están las marcas.

Si quieres algo más profesional, si te gusta la fotografía de verdad y sabes que lo importante es aprender a ver y tener unos segundos para buscar un buen encuadre, debes ir a por una réflex.

Mucho cuidado con las réflex, porque de entrada te creerás que no has hecho una gran compra, pensarás que la calidad que te entregas es incluso peor que las compactas.

Esto le sucede a todo el que se compra una réflex digital con un objetivo de serie y de entrada no domina la máquina. Cuando sepan hacerla funcionar bien, veras que es otra cosa maravillosa, que tanto en calidad como en la profundidad de enfoque, te permite jugar y trabajar en otra división fotográfica.

Mi recomendación es que para empezar, te compras un cuerpo medio pero de marca importante. Y que la dotes de unos objetivos buenos aunque sean algo más caros que el cuerpo. Es más importante la óptica que la máquina y los objetivos te durarán más tiempo.

Debes estar seguro en la marca de cámara elegida, pues los objetivos te obligarán a seguir en la misma marca o parecida, durante muchos años. 

Como ópticas cómprate objetivos estabilizados, sobre todo si el cuerpo no lo está. E intenta tener entre dos objetivos al menos, un campo focal que vaya desde un 18mm a un 250 mm. 

Ahora es posible tener un solo objetivo con este zoom o similar. Si logras algo más de presupuesto, intenta tener un gran angular desde 10/14 mm (es un lujo maravilloso), y un tele de hasta 400 mm. Y si dispones de macro en el pequeño, miel sobre hojuelas.

Recuerda que en una réflex, por muchos pitos que tengas para jugar, debes tirar en RAW y aprender a retocarlas en el ordenador, porque una vez que lo descubres, ya nunca más tirarás (o emplearás) en JPEG. Yo tiro en jpeg más Raw, por seguridad en el tiempo.

Y que debes trabajar (como consejo), con preferencia sobre la apertura de diafragma, para poder poner una apertura de 9/11 más o menos como norma mínima, y que sea la velocidad la que se mueva según las condiciones de luz.

Si no hay suficiente luz, puedes jugar subiendo la sensibilidad (las buenas cámaras son capaces de disparar sin mucho ruido hasta 1600 asa) y bajando algo el diafragma. 

Pero si tiras en RAW, incluso aunque dispares con dos aberturas del diafragma por debajo, podrás obtener un buen resultado final.

Y dispara y aprende a retocar las imágenes. Lee libros o asiste a exposiciones y mira con ojos de fotógrafo. Aprender es insustituible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario