2.5.14

Era la decrepitud antes de la muerte con un toque de color

La vida se agarra a la madera muerta para darle color. Por dentro sus arrugas toda´via conservaban la sangre que le ofrecía la oportunidad de sacar algunas hojas todas las primaveras, pero no tantas como antaño, no en la misma cantidad de las que sacaban sus vecinos más jóvenes. Era la decrepitud antes de la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario