23.5.13

Acuarela de Ingrid López-Pastor con rojos sorprendentes

Una acuarela pueden ser cuatro pinceladas bien dadas, conformando un paisaje sencillo pero que resulta lleno de vida. El color, la textura y la untuosidad del agua hacen el resto, difuminando a la vez que marcan las formas.

Os dejo ahora una acuarela de Ingrid López-Pastor. Simple pero muy eficaz para ser un cuadro pequeño y rápido. Su fuerza radica en las formas y en el rojo y amarillo sorprendente.

2 comentarios:

  1. Hola!! por pura casualidad he descubierto esta página y me encuentro con uno de mis cuadros!! te agradezco mucho la buena crítica que haces de él. Gracias! Un saludo,
    Ingrid López-Pastor

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que hayas llegado hasta aquí y te haya gustado mi entrada. Gracias por leerme y un honor tener una obra tuya en este pequeño Museo-

    ResponderEliminar