15.8.13

No es una puerta sinsentido. Sirve para casi nada


Podría parecer un sinsentido, un olvido tal vez, la puerta que ni cierra ni abre, la que no sirve para nada, la que se quedó allí por las casualidades de los destinos sin destino.

Pero no, esta puerta está vida, tiene una función, “sirve”.

En plena zona de piedras, sin que sirva para entrar o salir cumple una vez al mes con su propósito. Está junto a la zona de ceremonias de bodas civiles y es un decorado más para que los novios y las novias hagan como que entran o salen, demostrando que al menos son capaces de abrir una puerta falsa. No me diréis que no es una chulada tener una puerta que no lleve a ningún sitio. Al menos deberían haber puesto un decorado falso detrás para que también saliera en la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario