¿Qué ve Camilo José Cela en la actitud de un pintor aragonés?

 

El pintor se encuentra —sin llegar cómo llegó a estarlo— profundamente cansado. Limpia los pinceles, enciende un nuevo cigarrillo, se echa unos pasos atrás y mira su obra aún inacabada, como es natural. En ella descubre rasgos e intenciones en los que no pensó. Esa es la buena señal.

Camilo José Cela escribiendo sobre una visita al estudio del pinto Alejandro Cañada en el año 1947 y publicada en el diario zaragozano Amanecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario