19.9.18

El caos está en Valencia, y es muy moderno

El caos puede ser incluso entendible. Es decir, descifrable. El caos estuvo entre nosotros durante muchos años de anteriores siglos, simplemente porque el caos lo edificamos las personas. Como en la imagen de Valencia que me envía Luis Iribarren. Caos del futuro, diría yo.

Estamos a punto de lograr que desaparezcan los demás con el golpe de un mensaje, de un tuit, dándoles con un Facebook en la cabeza. Así que un golpe de spray tiene que ser igual de sencillo. Podemos estar inmersos en la basura más absoluta de una puerta que no nos conduce a nada. Si acaso a más caos. Pero sentimos la necesidad de repintar al contrario para que desaparezca.

Los romanos lo hacían con los leones y los cristianos a partes iguales. En la Inquisición los espetos eran comunes según me dicen los libros y no de sardinas precisamente. Ahora somos más civilizados y empleamos el spray que todo lo tapa. pero es lo mismo, intentar que no se vea “al otro” aunque sea a costa de tenernos que tapar la cara nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario