26.12.19

Arte caprichoso por los suelos, en Amsterdam

Las obras de arte entran por la sensación, tal vez incluso por la sensibilidad del momento. Por eso a veces algo que resulta a mis ojos una obra de arte no lo es. Depende. Este caso es clarísimo y no sé bien el motivo. 

Estaba de paseo por la ciudad de Amsterdam y en uno de sus barrios exteriores vi en la entrada a la casa esta alfombra. Es muy posible que sea de un gran centro comercial, una alfombra de suelo de fabricación industrial. Pero en ese momento sus líneas me atraparon, mi vista se quedó allí unos instantes.

En ese momento era para mi ARTE y por eso lo pilla con mi cámara y me la traje para mi bolsillo. No tiene nada más. Ni nada menos. Así es el arte de caprichoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario