Cuando la restauración de un obra es profesional pero a la vez atrevida


Estuve en Dubrovnik (Croacia) el año pasado —por cierto una ciudad maravillosa—y dentro de su monasterio franciscano y alrededor del claustro se encontraban unos murales al temple, unos cuadros que parecían representar la vida y obra de un santo posiblemente cercano al monasterio. En cada uno de estos cuadros estaba un texto en latín viejo y en croata pero no coincidían las traducciones.

Os dejo este como ejemplo de lo que todavía se conserva al aire libre después de varios siglos (se pintaron en el siglo XIV), y en donde mas o menos dice:

"El líder de la negra noche y entre sueños, le entrega su manto para que el franciscano tenga más Fé"

Estamos hablando del Monasterio Franciscano en Dubrovnik, cuyas pinturas del claustro fueron totalmente restauradas entre 2010 y 2012, y situado en la calle principal de la ciudad. Como podemos ver con la imagen de abajo, el trabajo de los restauradores fue inmenso y sin duda tendrían que tomar algunas decisiones muy atrevidas para terminar sus trabajos. Hay detalles e incluso zonas grandes que han sido cambiadas en profundidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario