19.5.13

El maravilloso mundo de los sueños

Soñamos con soñar y a veces, pocas, somos capaces de creer en nuestros sueños e incluso de volverlos a crear para recordar.

El mundo de los sueños es siempre oscuro, cálido, deforme, desenfocado en sus laterales. Es rápido e inventado, es dulce o duro, pero siempre atrayente y motivador. Es peligroso y a veces no nos deja defensas pues no lo conocemos, no lo dominamos. Pero siempre es fantástico.

Dicen que sin sueños no podríamos vivir, que forman parte interior de nosotros mismos, que son nuestros y que los recreamos para vaciar los pensamientos que atormentan. Dicen todo esto y lo contrario. Como decía el poeta: Los sueños, sueños son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario