Naturaleza viva de Georges Ward, en tonos fríos


El reconocido artista zaragozano Georges Ward nos dejaba este acrílico que titulaba “El encuentro de Morpheo” para disfrutar de una mariposa azul siempre que lo deseemos. La naturaleza no se detiene, pero la podemos detener, retener incluso, llevárnosla al recuerdo o al hogar en forma de fotografía o de cuadro, y así convertirla en inmortal. Es una obra grande, de 160x160 centímetros, llena de color y de dulzura, con unas flores de fondo que envuelven el azul de la mariposa.

Posiblemente nunca lograremos ver estas flores y menos tan de cerca y con una mariposa hermosa revoloteando sobre ellas. Pero el arte es lo que tiene, nos puede engañar si lo quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario