19.10.13

El sumi-e o suibokuga, arte oriental en tinta negra

El sumi-esuibokuga realizada con tinta  tuvo su origen en China hace unos 1400 años aunque su máximo esplendor rondo los siglos X al XIV que es cuando salió de China y se instalo en Japón de la mano de los monjes budistas Zen, haciéndose muy popular y creciendo en calidad y tradición, alcanzando su máximo exponente entre la sociedad en el siglo XVI.

Normalmente se utiliza solo tinta negra que se flota sobre una piedra que hace de especie de lija y el polvo resultante se mezcla con agua hasta obtener grises o negros. El pincel en un principio era de pelo de conejo, tejón, ciervo, cerdo o incluso pelos de los bigotes de las ratas atados a un mando de caña de bambú.

Se pinta a pulso, a mano alzada sin apoyar la mano en el papel ni usar apoyos de madera y de una forma muy rápida para dentro de la seguridad del trazo logran viveza y espontaneidad.

Son pinturas simples, casi siempre de naturaleza, reflejando el espíritu del artista en sus composiciones y en donde los vacíos, los blancos, tienen la misma importancia que el color, que la mancha. Se realizan en materiales muy alargados que luego se enrollan.

La imagen que dejo es del artista japonés Kousei Takenaka y no es un sumo-e puro pues emplea algo de color en ciertos ejemplares. El original tiene más blanco tanto por arriba como por abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario