5.8.17

Nunca se quejaron de mis movimientos con rayas

La inquietud de la vertical se tornó horizontal en esta ocasión.

Iban o venían, estuvieron.

Se movían sobre lo que siempre estaba quieto hasta que yo mismo lo sujeté todo con unas rayas más gruesas.

Nunca supe el motivo.

Tampoco se quejaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario