11.5.13

Un cangrejo asesino en salsa picante

El cangrejo de papel doblado, el cangrejo verde de origami se movía hacia mi amenazando con sus pinzas abiertas. Movían sus pequeños ojos saltones de arriba abajo buscando donde hacerme más daño, como pillar mis dedos con sus pinzas para apretar hasta doler. Yo acercaba un dedo, el más duro, pero enseguida me asustaba con sus rápidos movimientos. Al final, el cangrejo de papel doblado tuvo un descuido y logré agarrarlo por detrás. Cocido en salsa picante me resulto ligeramente seco, basto, soso. El papel llevaba excesiva goma arábiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario