Palabras sobre la pintura del monje Calabaza Amarga - 1710

 ¿Y si la pintura fuera simplemente un impulso sin reglas, para provocar y expresarse, para gritar o hablar despacio, para ofrecer un punto de vista de una simple persona nada más? A veces en vez de hablar con la boca se puede hablar con las manos, con el corazón o con los pensamiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario