Francesc Torres en la Sala Oval del Museu Nacional d'Art de Catalunya


La Sala Oval del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) es uno de esos elementos en un Museo que deberían ser obligatorios para dar personalidad a los espacios museísticos por su plasticidad y enorme espacio abierto a multitud de exploraciones artísticas. En estos días se está hablando de la exposición de Francesc Torres que ha montado dos cazas soviéticos en ese espacio barcelonés, uno de ellos simulando a un San Pedro crucificado.

«Un avión que no vuela es una escultura: una obra de arte»  Francesc Torres 

Dos aeroplanos de la Guerra Civil española con los que Torres compone una instalación que completa un retablo gótico que representa la crucifixión y martirio de San Pedro en una doble reflexión sobre la guerra y el sacrificio de vidas civiles y «el terreno nebuloso entre la aviación y el arte», ahondando en la idea de la guerra y de los múltiples sacrificios de ideales y vidas que esta supone para nada.

Francesc Torres utiliza también bidones originales que los soldados alemanes dejaron en La Senia y olivos como los que se arrancaron para construir la pista de aterrizaje, en un juego visual y artístico de reconstruir sensaciones pero desde el punto de vista artístico y en paz, y no como elementos de muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario