17.2.14

Edificar con palabras un edificio imposible. E inconexo

No somos capaces de rehabilitar algo que no sea de nuestra propiedad. ¡Para qué! 

Ni que esté en un meandro que es un lugar sin futuro, con las únicas posibilidades de que se convierta en un paisaje lleno de huertas. 

El porvenir de todo esto es escaso, no da ni para comprar un cinturón de castidad que son los cinturones menos castos de todos. 

Si se usan, es para poder usarlo luego sin ellos. Todo lo que se pone se quita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario