Un trozo del suelo de las Torres Gemelas de New York

Es sin duda el recuerdo de un dolor inexplicable en aquellos momentos. Y visto en el hoy… absurdo.

Es el suelo que quedó en la zona de las Torres Gemelas de New York, tras su derrumbe. Conservado en su Museo.

Cortado y trasladado al Memorial, como recuerdo de lo que es una sopa de vida, un recuerdo de un día del pasado, de la historia.

Una sopa gris que necesita de una luz cálida para tomar color.

No hay comentarios:

Publicar un comentario