Diorama de Nápoles del siglo XVIII. Arte en cera

Hubo un tiempo que algunos artistas hacían pequeños dioramas de siluetas de ciudades en sus momentos clave de su historia, como una forma artística de crear en relieve lo que a veces también se trabajaba en pintura, pero con técnicas que recordaban más a la escultura en miniatura o al actual modelismo.

Se hacían relieves en cera enmarcados luego dentro de unas urnas de cristal, para decorar salas de estar o de comedor. En esta caso podemos ver una Vista de Nápoles de Nicolás Englebert Cetto de mitad del siglo XVIII.

Los ángeles llevan entre sus brazos unos carteles indicando el nombre de los edificios más importantes de la ciudad, como si fuera una postal turística de entonces. En la zona más cercana vemos las aguas casi moverse, intentando zarandear a barcos con unas olas de gran tamaño que mueven los barcos como si no tuvieran peso. Eran obras muy fotográficas mucho antes de inventarse el procedimiento, donde se buscaba sobre todo impresionar al espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario