¿Cómo trabajaba Hergé para crear a Tintín?

Este que vemos arriba es un primer boceto de un álbum del dibujante Hergé (Georges Prosper Remi), el creador belga de Tintín, recogiendo su primera idea en un cuadernos de bocetos específico para esas primeras escenas donde ya marcaba los paisajes que iban acompañar a los personajes, las posturas de ellas, la posición de la “cámara” que los iba a representar en el cómic final. 

Pero no era todo improvisación. Antes Hergé se documentaba y tenía a su alcance libros y revistas de donde sacaba esos paisajes y la información que necesitaba para reflejar el escenario o los personajes nuevos que iban a acompañar a los fijos y muy conocidos.

Alrededor de sus escenas ya iba colocando los diálogos o los textos explicativos de la acción para plantear el tamaño de los bocadillos finales, aunque luego eran finalmente modificados los textos cuando pasaban a la mesa de dibujo final, y allí eran definitivamente dibujadas las viñetas sin excesivo detalle en hojas A3 y con lápiz. 

Y se hacen por primera vez los bocadillos pues ya se conoce los textos que van acompañar cada viñeta.

Tras revisar toda la hoja ya dibujada casi definitivamente a lápiz se pasa al siguiente paso que es dibujar definitivamente la hoja de cómic a tinta, terminando los detalles y convirtiendo a los personajes en sus figuras habituales con sus detalles bien reconocidos. 

Se completan los bocadillos adaptando los espacios vacíos pero sin escribir textos y se pasa a la sección de colorear, donde los colaboradores de Hergé se dedican a dar el color a los dibujos con aguadas y acuarelas y con arreglo a la información que tienen de cada escena.

Finalmente los textos se incorporan al dibujo con diversas técnicas. Actualmente parte de estas secuencias de trabajo que hemos visto se realizan de forma digital. El coloreado y la incorporación de los textos son las funciones que ya (casi) todos los dibujantes realizan de forma digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario