El cisne me dijo que llevaba una cámara vieja. Creo

Aquel hermoso y enorme cisne (para lo que es un cisne) se acercó hasta mí… lentamente en busca de comida…, pero al ver mi cámara pequeña disimuló y se me escapó lateralmente. Debió pensar que con aquella mierda cámara yo no era de los de comida de calidad.

Me le quedé mirando con cara de arrojo y le espeté a la cara: —Chato, tú estás sobre agua negra, aunque vayas de blanco inmaculado. Así que no me exijas tanto.

Como es lógico suponer no había nadie más escuchando mi conversación. 

Él me obvió y yo me quedé mirando la cámara. 

Creo que debo cambiarla por otra mejor, si. Es una buena excusa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario