Arquitectura al servicio de una marca. BMW y Munich


No hablamos muchas veces de un Arte enorme que vemos sin casi fijarnos. La Arquitectura, el Arte de llena espacios vacíos con ideas y diseños que trascienden, que pueden impresionar sin dejar nunca de ser útiles. La Arquitectura bella, también tiene que ser utilizable pues si no se convierte en Escultura. Un edificio aunque nos parezca muy extraño por fuera, debe tener unos espacios muy útiles en su interior, ser funcional aunque sea disfuncional desde la mirada exterior.

Este edificio forma parte del Museo BMW en Munich (Alemania) y además de impresionar desde fuera, impresiona al entrar por su espacios, su sentido práctico para ofrecer al visitante la sensación enorme de calidad, de lujo, de diferencia. Que al final es lo que se busca con la marca, demostrar todo eso y por ello el edificio debía contener esas mismas sensaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario