Las Formas en el Arte ayudan a crear emoción


En Plástica y por ello en el Arte, las Formas son imprescindibles. Nuestra vista se tiene que centrar en objetos y la forma de esos objetos —o la forma de esos NO objetos— son fundamentales para que algo nos guste o nos disguste visualmente. Para que prestemos atención al conjunto, para que algo nos atrape y nos lleve a dedicarle unos segundos.

Tendríamos que romper con el mantra de los segundos de atención, pero desgraciadamente no podemos aspirar a mucho más. Nos tenemos que conformar con atrapar al espectador esos segundos, aunque ya sabemos que si se quiere contemplar una imagen, una obra, se necesitan más de unos pocos segundos. Pero vivimos en un tiempo de desecho. 

Así que hay que jugar con las formas, con el color, con los contrastes, con las diferencias, con incluso el engaño para atrapar la atención. 

Pero por otra parte, nos debería dar igual cuantos segundos le dedican a una obra, pues quien le dedique menos de los necesarios, es él quien se lo pierde, y además no aportaría mucho a todo este conglomerado que forma el Arte. 

Ojo, no como negocio, sino como placer. El Arte —y por eso las formas— tiene que ser atrevido, es simplemente placer, gusto, hermosura, tranquilidad, emoción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario