4.11.21

No me quisiste mirar. Una ocasión perdida


Te observé pero enseguida me volviste la cara. No era timidez, simplemente es que no te interesaba aguantar la mirada. Yo desistí enseguida, pero te seguía observando con el rabillo del ojo. Solo con eso me quedé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario