Una flor para despistar miradas que no tienen tiempo



Cuando los fríos envuelven las tardes, en los bosques se empieza a hablar de desnudez, de vacío, de silencio.  Tal vez sea el otoño o ese final de invierno que todavía preocupa a los calurosos. 

Pero todavía hay algunas flores que nos hacen creer que no todo será un vacío apagado. O en cambio, ya empiezan a salir algunas hojitas con o sin flores que nos quieren advertir que la nueva vida podría volver en cualquier momento. Todo sigue siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario