Fernando Botero nos enseña su particular forma de entender a Jesucristo



La ciudad Nueva York presentó en el año 201 la exposición "Vía Crucis" de óleos y dibujos de escenas sobre la Pasión de Cristo del artista colombiano Fernando Botero, en la Galería Marlborough de NY. Una visión muy suya, con su sello personal de pinturas tremendamente originales, donde mostraba su particular mirada.

La exposición "Vía Crucis" incluyó 27 óleos sobre lienzo y 34 dibujos sobre papel en los que aparecía un Jesucristo gordo en línea con los personajes habituales del universo creativo de Botero. Lo más destacado de estas obras religiosas son un "contundente uso del color" de Fernando Botero, "que da a sus obras artísticas una belleza seductora y un impacto elemental", así como la habilidad del artista para "transmitir el patetismo y la emoción" en sus cuadros. "Botero puede ser humorístico y caprichoso, como demuestran a lo largo de los años algunas de sus pinturas, pero también es capaz de emplear su considerable talento para mostrar eventos trágicos como los de esta exposición", indica la Galería Marlborough.

La galería neoyorquina explicó que con "Vía Crucis", el artista "había retratado a un sujeto tan heroico y exaltado de una manera única de tal forma que ha transformado el relato, manteniéndose fiel a sus hechos". Cabe mencionar en este sentido que Botero utiliza en esta serie de pinturas y dibujos, lugares y eventos actuales para contar la Pasión de Cristo, como una escena de la Crucifixión que tiene de fondo los rascacielos de Manhattan u otra en la que Jesús recibe latigazos de soldados colombianos en vez de romanos.

1 comentario: