Puerta para entrar e incluso para salir fisgoneando

La sensación de que todo lo que se puede abrir también se puede cerrar…, es curiosa para los fisgones. 

¿Qué habrá dentro? 

Pero una vez dentro…: ¿qué estará sucediendo fuera? 

Las puertas antiguas han visto tanta vida que sería impensable imaginarla. 

¿Alguien se puede imaginar qué y quién montó estos detalles en la puerta? 

¿De qué forma se eligieron estos adornos y dónde está el "elegidor"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario