Femme assise en costume vert. Pablo Picasso en verde


El cuadro de Pablo Picasso "Femme assise en costume vert", uno de los retratos más llamativos de Françoise Gilot jamás pintado por Picasso, pintado a finales del año 1952 y principios de 1953, representando a la que fue compañera y musa de Picasso en los últimos tiempos de su relación, que significó un gran crecimiento en la obra artística de Picasso.

Picasso vivía con Gilot y sus dos hijos, Claude y Paloma, en Vallauris en la villa La Galloise y en "Femme assise en costume vert", emplea dos marcas pictóricas únicas y asociadas con sus representaciones de Gilot: la importancia de la línea para delimitar espacios y formas y la utilización del color verde por la relación de Françoise Gilot como personal muy vinculada con el mundo natural, vegetal.

Obra de gran fuerza cromática que logra a través del equilibrio de gris monocromo de Pablo Picasso con zonas aisladas de colores vibrantes. A falta de color, es el rostro de Gilot, construido con segmentos luminosos de blanco, el que se convierte en el punto central de la pintura. El cuadro conserva una calidad casi escultórica que evita las nociones tradicionales de perspectiva,

Dicen que durante los meses en que se realizó la presente obra, la relación de Pablo Picasso y Françoise Gilot se fue deteriorando. Ella conocía la infidelidad de Picasso y mientras intentaba persuadirla para que se quedara con él, Gilot estaba decidida a seguir su carrera como artista y alejada de Picasso. 


Esta obra se ha subastado en la casa de subastas de Sotheby's de New York por la cantidad final de 18 millones de dólares más impuestos y gastos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario