El arte es mas entendible si asumimos que no es un objeto

¿Y si el arte fuera simplemente una experiencia y nunca un objeto material para tener? 

¿Y si el arte solo sirviera para meterse hasta dentro y no para observarlo desde fuera? 

¿Y si el arte ni tan siquiera estuviera realmente entre nosotros, sino que fuera una manera de entendernos, de ser, de mirar y ver, de sentir o escuchar?


No hay comentarios:

Publicar un comentario