Pintura al óleo o acrílico. ¿Comenzamos con soporte blanco u oscuro?


No se trabaja igual con pinturas o medias traslúcidos que si trabajas con pinturas o medios opacos. Sobre todo no se empieza el cuadro, la obra de la misma forma. Los medios traslúcidos van desde el blanco al color, es decir, si empleamos acuarelas o acrílicos los colores van restando luz al soporte y por ello tienen que empezar siempre desde un fondo blanco o lo más claro posible. En los medios opacos como el óleo puede ser al revés ya que en realidad estamos añadiendo (si queremos) luz sobre el soporte o la base.

Imaginemos en un óleo que empezamos con una base o soporte que sea del color más oscuro del resultado final que deseemos, por ejemplo negreo. Simplemente tenemos que ir añadiendo luz. El claroscuro utiliza muy bien esta técnica y tiene muchos siglos de antigüedad.

Se puede trabajar de oscuro hacia la luz, añadiendo colores claros a la base oscura, y esto cada artista lo utiliza según sus gustos. Algunos empiezan casi en un marrón oscuro, otros incluso en negro, algunos parten de una base gris media y otros empiezan con un soporte coloreado en gris tomado de algún tono de color que sea el predominante en la obra final. No hay un solo ejemplo y con los años de práctica cada artista encuentra su mejor base con la que empezar a colorear. En óleo también se puede empezar desde el blanco de la tela, todo depende de la escuela.

Pero en acuarela o en acrílico casi es obligado iniciar la obra desde el blanco e ir añadiendo color y por ello de ir restando luz. En un óleo se puede terminar una obra añadiendo las luces y remarcando las sombras más oscuras con colores super oscuros. En acrílicos nunca es recomendable terminar la obra añadiendo golpes de luz con blancos, menos todavía en acuarelas, pero alguna veces se trampea el final.

La obra que vemos: El Puerto con el desembarco de Cleopatra en la ciudad de Tarso pintado en el año 1642 por el pintor francés Claudio de Lorena y que se encuentra en el Museo del Louvre de París es un ejemplo donde queda reflejado que es más sencillo añadir las luces al final que ir añadiendo las sombras para dejar los blancos y luces sin trabajar. ¿De qué manera te resultaría más sencillo realizar un cuadro como este? ¿Partiendo de una base o soporte blanco o con un lienzo ya tintado del color de las paredes del edificio de mas a la derecha o incluso del suelo sobre donde están colocados los personajes? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario