¿Para qué sirve dibujar con negro y luz?

Dibujar es mucho más que dibujar, es sobre todo vaciar el cuerpo mental de ideas. Es lo más fácil que se puede hacer con el Arte, enfrentarte a la idea que llevas dentro con un soporte sencillo y una herramienta muy básica. Un papel y una tizna de color que sea capaz de manchar el soporte.

El dibujo es sobre todo signos, son letras sin abecedario, caracteres universales que ya practicamos de niños. No sabemos que idioma hablaban los prehistóricos, pero sí sabemos cómo escribían animales o guerreros sobre las rocas. Su dibujo lo hemos entendido. Si nos hubieran dejado sus palabras nos hubiera costado mucho más como nos sucedió con los íberos.

Un dibujo está lleno de líneas, de trazos distintos, de diferente grosor y dirección, temblorosas o fijas, contundentes o sutiles, que nos indican algo o que simplemente nos muestran caminos o formas y espacios. Escribir con líneas es una manera de hablar con manchas, de ensuciar para limpiar con luz. En un dibujo tan importante son las zonas manchadas como las zonas blancas.

En un dibujo tenemos muy pocos elementos para llamar la atención, no suele haber color, muchas veces tampoco los dibujos contienen formas muy detalladas sino luces y sombras, limpieza y suciedad. Así que hay que intentar acertar con ambos elementos. Y vaciar la idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario