Una pareja que yo me llevaría a casa. Soy así de raro


Para la mayoría son dos pispajos de pinturas callejeras, dos manchas con formas, una tapia que ha visto ensuciarse con dos pequeños monstruos que hay que mirar dos veces. pero en realidad es una obra de arte aunque no lo queramos entender. Incluso es posible que ni los autores se lo lleguen a creer. Es una mirada de autor, una creación lúdica de una pareja que juega con el espacio urbano para mostrarse de forma efímera. Otra cosa sería pensar si nos gusta o no, incluso cabe entrar en el debate de si está mejor la pared pintada de gris liso o con estos dos espantapájaros. Yo prefiero la obra allí colocada, pero entiendo que haya gustos. La fealdad también es artística y también debe tener espacio. ¿Qué es la belleza? ¿La hermosura de hoy es igual a la de hace unos siglos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario