Antonio López mira al pasado desde el futuro. O al revés

Abusando de la amabilidad de El País y de su fotógrafo Luis Sevillano me atrevo a dejar esta fotografía del artista Antonio López en su estudio de Madrid por lo humano y maravilloso que representa un artista fabuloso mirando al futuro a través de su ventana, convencido en su interior que ya le queda muy poco por lo que asombrarse, para lo que mirar desde su soledad.

Además de artista es sin duda un gran ser humano lleno de vida y de silencios, de perezas y de genialidades, de trabajo y ahora desde febrero de soledad interior. Dice que tiene mucho trabajo por hacer, que sus hijas le ayudan y le empujan, pero que el silencio le acompaña como a todos los artistas que tienen que crear desde dentro.

Preguntado por la pandemia responde: Soy de los que creen que nada cambiará porque el hombre no sabe escuchar. No creo que salgamos mejores. Estaría bien que hubiera un enfoque más austero de la vida. No porque nos lo impongan sino porque nosotros sepamos llegar a esa certeza. Tenemos una forma de vida muy invasiva, muy alejada de la naturaleza. El único objetivo en el horizonte es el dinero a costa de lo que sea y eso no puede ser.

Para terminar aseverando: El arte siempre ha servido para cuestionarnos y buscar objetivos. Yo pienso siempre en los griegos, en el arte antiguo en general, donde el hombre se integraba de manera armónica con la naturaleza. Si le damos la espalda, no cabe hablar de esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario