¿Qué tiene que ver una escarpia con un desnudo o con un grupo social oprimido?

Henrik Olesen es un artista danés que expuso en el Museo Reina Sofía de Madrid en el verano del 2019. Sus obras no pueden pasar desapercibidas aunque sean en muchos casos de pequeño tamaño. Utiliza materiales baratos y corrientes para elaborar mezclas, elementos simples, collages, carteles, textos, esculturas, instalaciones que parecen arquitectónicas y que examinan la cultura contemporánea y la propaganda social, cuestionando lo cotidiano en las estructuras familiares, la construcción de las identidades, los medios de comunicación, incluso la propia historia del arte.

No pasan desapercibidas porque para muchos espectadores son obras sin ningún valor. Hay que decirlo así de simple.

Al ver sus obras la primera impresión que se recibe es la de preguntarse: ¿Y esto es Arte para estar en un Gran Museo? Y la respuesta siempre es SI pues ya ha expuesto en los mejores Museos del mundo. En teoría la respuesta no contiene una verdad absoluta, pero hay que seguir explorando el asunto un poco más.

¿Es necesario plantear elementos artísticos y que sean reconocidos como de gran valor porque tienen 30 metros de altura y materiales nobles y caros, para reflejar una idea y que esta sea valorada por ser enorme? 

¿Es posible hacer lo mismo con unas simples y muy baratas cajitas de cartón de 10 centímetros de altura? 

¿El tamaño importa en el Arte?

A partir de esta simplificación del tamaño de la obra nos podemos plantear lo que deseemos sin mayores problemas. ¿Qué son los objetos cotidianos? ¿Pueden contener otras cosas, ser de otra forma, servir para otros cometidos?

¿Qué es una escarpia? 

¿Y cien escarpias? 

No, cien escarpias pueden ser una sola escarpia multiplicada por cien o un nuevo elemento que ya no tenga nada que ver con el uso de una escarpia. Es el uso y no la forma lo que da valor al elemento. Un elemento no siempre es la décima parte de diez elementos.

¿Puede ser una escarpia la representación de un cuerpo desnudo? Y en ese caso: ¿Diez escarpias serían en ese caso diez cuerpos desnudos o una multitud de personas desnudas ante el mundo, ante la opresión, ante la injusticia?

Lo voy a plantear más sencillo. La A para los occidentales siempre nos dice A. No entendemos otra explicación a la A. pero hay muchas otras formas de decir A. Desde los íberos a los árabes, chinos, etruscos o egipcios. No siempre la simple y fácil A es entendida como A. 

No siempre una simple escarpia puede entenderse como una escarpia.

La obra que vemos arriba está titulada: "Superficies pintadas a mano", es del año 2018, y se ha expuesto en Berlín, Madrid, Colonia y New York-


No hay comentarios:

Publicar un comentario