20.5.20

Fondo y Figura. Composición artística básica

Todo lo que vemos se compone de un FONDO y una FIGURA, de un envoltorio que a veces vemos desenfocado aunque no lo notemos lo cual es la medida de que para nuestro cerebro está desenfocado, y una figura principal que es lo que nos atrapa, nos llama la atención. Esto sucede en la vida de casi todos los estadios, momentos, situaciones. 

Un FONDO y una FIGURA. En el cine, en literatura, cuando paseamos o cuando comemos un plato en un restaurante. El ambiente y lo sustancioso.

En ARTE esto es fundamental casi siempre. A la figura principal, a lo que queremos destacar le tenemos que poner un fondo, un envoltorio, un ambiente, un espacio.

Cuando en una película “el malo” asesina a la viejecita, todo lo que rodea la escena es el ambiente, y nada de todo eso que vemos existía antes de rodarse la escena. Si aparece un vaso o un trapo de cocina es porque el director ha querido que estuviera para crear ambiente, para complementar el fondo. Si está a la derecha o a la izquierda, grande o pequeño, sobre fondo blanco o negro, de color fuerte o apastelado, es una decisión que se toma.

En un cuadro sucede lo mismo. Son las normas de composición más básicas, y sirven para indicarle al cerebro, al espectador, en qué contexto debe observar todo lo que ve, pero sobre todo “LA FIGURA”. La misma figura (o la misma escena del asesinato) sobre otro fondo, otro ambiente, nos diría otra cosa distinta. 

Por eso el FONDO es tan importante pues enmarca la FIGURA hasta darle sentido, y sobre todo para remarcarla, o para difuminarla. El FONDO ayuda a dar importancia a la FIGURA, pero sobre todo para medir esa importancia, para que sea más o menos, con arreglo a lo que quiere el artista que crea.

La obra que vemos arriba se titula “El Campeón o El Vencedor”, es del año 1824 del artista inglés Charles Lock Eastlake.

No hay comentarios:

Publicar un comentario