El equilibro en una composición artística


Visualmente una composición visual de una obra de arte debe tener un equilibrio para que todas las partes y piezas de la obra estén visualmente equilibradas, de esa forma no nos molestará a la vista, no se nos irá la mirada hacia una zona determinada, excepto que precisamente deseemos con el equilibrio de las partes lograr eso mismo, que miremos una zona y nos olvidemos del resto.

Para comprender esto vamos a imaginarnos las partes (piezas, elementos, personajes) de una obra como piezas que tienen su propio peso en una balanza. El tamaño importa, que sean oscuras también pues pesan más que las claras, que nos de la sensación de que están más o menos cercanas también influyen en el peso que visualmente tienes cada una de las partes que vemos.

Cuando todos esos pesos de las piezas de la obra están equilibradas al ponerlas en una balanza visual, podemos decir que está organizada la obra, que todas las partes se compensan entre su tamaño, su distancia al centro de vista, su tono de oscuridad o de fuerza de color. E insisto que puede ser que deseemos lo contrario.

Podemos distinguir ese equilibrio entre las partes como:

Equilibrio igual entre los pesos de las partes que están agrupadas en dos bloques totalmente equilibrados.

Equilibrio por la suma de elementos, cuando una de las partes visuales está equilibraba con la otra si la que contiene elementos pequeños tiene más elementos que la que tiene partes de más tamaño.

Equilibrio por contrapeso que sería cuando uno de los elemento de la obra tiene más tamaño, pero se equilibra con otro u otros elementos mas pequeños, por su situación con respecto al espectador o al centro o por la fuerza del color o de la oscuridad.

Cada elemento de la obra tiene su propio peso que depende del tamaño, de su forma, de la posición que tiene con el centro o con el espectador, de su textura, color o luz atrayente que ocupa más importancia en la obra o que pasa desapercibida.

El color de cada una de las partes se comporta de una forma distinta según incluso el resto de colores. Los colores cálidos pesan más y los fríos menos, pero son cálidos o fríos dependiendo del resto de colores. Los colores oscuros pesan más que los colores claros y contrastados o con mucha luz. Los colores fuertes de masas de color pesan más que los colores pasteles y suaves y degradados. Los colores planos con respecto al conjunto de la obra pesan menos que los colores que contrastan claramente con el conjunto de la obra..

Hay también pequeños elementos que afectan al peso final de las partes de la obra. Si una parte está alejada del centro pesa más que si se acerca al centro visual. Una figura en lo alto pesa más que en la zona baja si ambas tienen el mismo tamaño y color. Eso mismos sucede visualmente con las partes de la derecha que pesan algo más que las de la izquierda por la forma de mirar de los espectadores, y algo similar sucede cuando hay un elemento que destaca por ser distinto al resto pues en ese caso pesa más que lo que le rodea.

Si ponemos por ejemplo una piedra entre elementos vegetales, la zona de la piedra aunque sea menor y de color menos potente que los verdes tenderá a pesar más por ser diferente al resto, por ser único.

No hay comentarios:

Publicar un comentario