18.10.16

Puede que fuera el infierno, pero no me causó miedo

Dentro de una cueva artificial a la que había que bajar casi a oscuras, nos encontramos con esta obra sin título ni autor aparente. 

Sabíamos dónde bajábamos, en busca de la sorpresa. 

Y sin duda entre el fuego artificial encontramos unas figuras que recortaban la sensación de estar en el infierno. 

Salimos rápido, no se nos fuera a cerrar la puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario