18.12.18

Simon C. Krenn y sus juegos humanos artificiales

El artista austríaco Simon Christoph Krenn es un manipulador de las sensaciones. Si cogemos unos cuerpos desnudos, que en sí mismos pueden parecer bellos, y los troceamos y los pegamos unos a otros hasta formar conglomerados de rostros repetitivos, de cabezas y miembros, lo que consigue nuestra mirada y con ello nuestro cerebro es ver simplemente carne humana. Lo que podría ser bello se convierte en horroroso. Lo cual es mucho.

Si además manipulamos partes de esos cuerpos para convertirlos en más desagradables, o les ponemos miradas ausentes, ásperas, duras, lo que en realidad nos imaginamos mientras vemos la obra es un asco humano. Hemos manipulados cuerpos humanos para después manipular nuestras miradas. No son cuerpos humanos, son gelatinas poco endurecidas, creaciones monstruosas para provocarnos.

Simon Christoph Krenn puede incluso jugar con ellos y con nosotros, para hacernos imaginar que son carne que se mueve, que rebota, que se convierten en masas informes a poco que la gravedad juegue con ellas. ¿Qué somos? ¿Qué éramos antes de que nos lo mostrara Simon C. Krenn? Puede que no seamos ni tan siquiera carne, sino simplemente objetos que nos movemos y pensamos, no sabemos bien por qué motivo. Os recomiendo que veáis algún vídeo de este artista para ver hasta donde es posible jugar con las sensaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario