El surrealismo de ocho que se querían escapar

Nunca pensé que simplemente ocho de ellos, troceados y depositados con cuidado para no romperlos, pudieran servir para decirnos algo. 

Se querían escapar pero no les dejamos entre todos, sujetando con la fuerza del cuidado su poder de escapada. 

Para ello los tuvimos que meter entre los marcos. No había otra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario