¿Para qué pintamos los que pintamos mal?


Dice Andreu Buenafuente en su libro “Reír es la única salida” que él pinta sobre todo para regalar. Primero porque me completa, me evade, me sorprende a mí mismo. Pero sobre todo para regalar.

Y luego añade que está seguro que solo quedarán algún día, aquellas obras que haya regalado, pues ya forman parte de la vida de otras personas, ya no son obras suyas sino de la decoración de otras vidas, de los recuerdos de otras vidas. 

Tiene toda la razón y se la voy a dar en silencio. Yo también pinto o modifico fotografías para que las vean los que quieran ver el mundo desde otra esquina. No hay más. 

Dice para terminar su texto que los sentimientos no existen para ser definidos, sino para ser vividos. No se podría decir mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario