27.12.12

Impresionismo parisino en Manuel de Gracia

No todos los pintores logran hacerse muy famosos para el gran público por sus trabajos, y posiblemente el caso del toledano Manuel de Gracia sea uno de ellos, aun con su gran obra y su excelente trabajo paisajístico, diferente en colores, en planteamientos pictóricos. Iniciado en el seminario de Toledo, lo abandona a los 16 años, dedicándose desde entonces de lleno a la pintura, aunque ayuda a su padre, que es albañil en sus trabajo así como en un almacén de madera sin dejar ya nunca de seguir pintando.

A los diecinueve años viaja a Madrid, y para subsistir trabaja como pintor de paredes, mientras asiste a las clases del Círculo de Bellas Artes.

Tras una etapa compleja, Manuel de Gracia realiza su primer viaje a París, donde reside durante algún tiempo, regresando a España a principios de 1963, teniendo que trabajar en la realización de cartelones de cine durante nueve años, aunque esto no le impide exponer por primera vez en la sala Toisón, y más tarde expone individualmente en la galería Eureka en Valladolid y en Santander.

En 1973 es galardonado con el Premio de África y recibe una Pensión para viajar al Sáhara, donde reside y tras un largo viaje por Holanda, Bélgica y Francia, su pintura se deja ganar por el impresionismo, que el pintor cultiva con especial talento. Desde 1975 hasta hoy ha llevado a cabo numerosas exposiciones en distintas ciudades españolas, con especial presencia en el País Vasco y en Madrid, además de participar en importantes muestras colectivas en Estados Unidos, Suiza, Francia, Austria, Malta, etc.

Su obra, fundamentalmente dedicada al paisaje, alcanza una serena belleza, tras la que se esconde un profundo dominio técnico y una exquisita sensibilidad. Sus obras nos llevan al impresionismo parisino, a los cuadros muy trabajados con pinceladas que van configurando una gran obra de forma lenta pero totalmente clara y segura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario