Un simple saco de vitalidad natural y encerrada, de Zaragoza

Unas simples semillas, envueltas en unas cápsulas para preservarlas de los locos animales que todo se comen o recogen. 

Una semillas que guardan la vida dentro, envueltas en una belleza curiosa. Un saco de vitalidad encerrada.

¿Y si dentro no está lo que esperábamos todos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario