29.3.13

Expléndido "El Descendimiento" de Roger van der Weyden

El cuadro “El Descendimiento” del pintor Roger van der Weyden y que se puede ver en el Museo del Prado,  es un ejemplo de obra pictórica que sorprende en la primera mirada, que te atrapa nada más entrar en la sala en donde está depositado y expuesto.

Es una obra grande, pintada en madera, de casi tres metros de ancha, en donde nos muestra el momento en que ya cadáver, se desciende a Cristo de la Cruz, en presencia la Virgen, de San Juan y de una de las santas mujeres que les acompañan. José de Arimatea, Nicodemo y un ayudante desconocido son los que bajan a Cristo yacente hasta el suelo.

Al entrar en la sala en donde está la obra surge le primera duda, nada más verlo de lejos. ¿Es una escultura enmarcada o un cuadro pintado? El juego de sombras, la maestría en lograr un efecto de luz como si se tratara de una imagen real, sorprende.

Este cuadro en relieve, pintado plano pero logrando un efecto visual sorprendente, juega con el espacio limitado aunque grande para mostrarnos imágenes de tamaño casi real, en donde vuelven a sorprender los rostros, las gestos, las miradas, las posiciones de todos ellos formando figuras geométricas que nos obligan a mirar de una manera determinada el conjunto.

Simplemente hay que admirarlo y dejarse llevar por la realidad de la obra y de un trabajo excepcional de Roger van der Weyden.




No hay comentarios:

Publicar un comentario