San Crispin y San Crispiniano. Patrono de los zapateros


En el Arte religioso nos podemos encontrar ejemplos a modo de páginas de libro que son curiosos. Durante siglos se ha ido convenciendo a la gente de los milagros, y de una inmensa variedad de Santos y Vírgenes que eran capaces no solo de escucharte, sino de ayudarte con milagros ante tus problemas. Tenemos incluso ejemplos curiosos como estos dos soldados o al menos vestidos de soldados y que conocemos como San Crispin y San Crispiniano, y que se encuentra su escultura en la iglesia de San Nicolás de Bari en Bilbao.

Eran hermanos del Siglo III a los que sus padre de una familia importante de Roma no fueron capaces de ponerles nombre un poco más diferentes.

Como por las noches además de predicar la religión por el día, se dedicaban a fabricar zapatos para poder vivir y pagarse el sustento, son los patrones de los zapateros. Recio Varo, gobernador de Soissons en Francia cerca de la zona de Bélgica y vicarius de la Gallia Belgica (quien debía ser un romano muy malo pues aparece también en muchas historias de martirio) los apresó, hizo azotar y clavar a postes por pies y manos, mientras se les clavaban punzones bajo las uñas o se les metía dentro de una cazuela con agua hirviendo, sin embargo unos ángeles vinieron y los curaron de sus heridas, más tarde fueron arrojados al río, pero también sobrevivieron. Finalmente fueron decapitados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario