26.10.21

Cómo pintar las olas bravas del mar al romper en la orilla


Aprender técnicas en pintura a veces es tan sencillo como fijarse de qué manera lo resuelven otros colegas pintores e intentar copiar sus propias técnicas. Eso no es realmente copiar o plagiar, sino aprender fijándose. En la antigüedad los estudios de pintura de los grandes artistas estaban abiertos a decenas de alumnos que entraban en el taller a aprender y a practicar, mientras además ayudaban al maestro con sus obras grandes. Aprendías de sus técnicas y modos, algo que ahora podemos hacer de forma mucho más sencilla.

Arriba podemos ver una sección de una marina del pintor Juan Martínez Abades titulada Puerto Exterior y Abra de Bilbao y realizada en el año 1903. Un clásico óleo en el que podemos ver las pinceladas que ha plasmado el pintor para darle volumen al agua de una ola que choca y se levanta. No es sencillo pintar el agua brava, pues o queda plana ya que hay que jugar con blancos muy idénticos, o queda excesivamente contrastada y por ello increíble, falsa. 

Esta obra de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza nos permite comprobar como utilizando blancos idénticos, pero a los que se les da unos brochazos impetuosos y gruesos, se logra transmitir ese brío y energía del agua al romper. No se puede ir pintando detalles, sino aplicar la pintura casi sin contemplaciones, creyéndote lo que haces y dando volumen a costa de eso, de dar volumen con las capas de pintura. 

Hay que dominar también las capas, y practicar con pinturas más diluidas para las capas del fondo del agua, y pintura mucho más espesa para los detalles finales que marcan el agua saltando. 

Abajo podemos ver la totalidad de la obra, en donde podemos comprobar la realidad visual de esas olas en el conjunto del cuadro. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario